A lo largo del año se producen hechos que hacen variar las previsiones iniciales de gasto e ingreso realizadas en el Presupuesto. Estos hechos son variados y van desde gastos no previstos y que son necesarios atender, como ingresos extraordinarios que llegan al Ayuntamiento y que tampoco estaban previstos en el Presupuesto.

Así la normativa fija una serie de normas para realizar estas modificaciones y que van desde un procedimiento sencillo y que se resuelve por la Alcaldía hasta aquel que debe ser aprobado por el Pleno de la Corporación al tratarse de una modificación sustancial de lo aprobado por éste inicialmente.

Cada modificación precisa un expediente y aquí se incorporan todas y cada una de ellas y que todas deben cumplir un principio: que el Presupuesto mantenga su equilibrio entre ingresos y gastos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies